Qué es la Cultura Libre

Standard

Tratar de definir el concepto de Cultura Libre no es fácil, como tampoco lo es definir cultura y libertad por separado. Se trata de términos densos, esto es, términos con múltiples acepciones y una gran carga socio-histórica y política y de uso muy habitual, lo que lleva a que los utilicemos bajo la ilusión de estar entendiéndonos cuando en realidad podemos estar hablando de cosas muy diversas. Esta densidad lleva, además, a que ciertas de esas acepciones asociadas se impongan sobre otras y se reproduzcan de una manera sistemática y acrítica.

Por esto creo que es importante, ahora que la cultura libre está saliendo de los círculos más especializados, tratar de explicar de una manera básica en qué consiste este fenómeno, de manera que podamos entendernos y que ciertas concepciones asociadas, que sin duda se tratarán de imponer desde algunos sectores, no calen.

Para empezar, el término cultura libre es una traducción literal del concepto anglosajón free culture. En inglés, free tiene dos significados: libre y gratuito. Es importante remarcar que, aunque la cultura libre pueda ser, y a menudo sea, gratuita, ésta no es tanto una reclamación de quienes defendemos este tipo de cultura como un efecto derivado de las que sí son sus características fundamentales y que veremos más adelante.

En cuanto al término cultura, en este contexto viene a designar cualquier creación humana, sea ésta material o inmaterial. Cuando hablamos de cultura libre podemos referirnos a música o artículos académicos, software o arquitectura, formas de organización o hardware. La libertad, por su parte, apela a la eliminación de las barreras, de carácter legislativo, existentes a la hora de que dichas creaciones se difundan o modifiquen. Podría ocurrir, no obstante, que una obra liberada no fuera accesible a alguien por cuestiones geográficas o de falta de conexión a Internet, por ejemplo. Por supuesto, estos impedimentos deben ser tenidos en cuenta y se debe trabajar para eliminarlos.

Entrando ya al meollo de la cuestión, podemos definir cultura libre, a partir de la definición de software libre de Richard Stallman, como aquel producto que el usuario puede usar sin restricciones, puede redistribuir, puede estudiar y adaptar a sus necesidades y cuyas mejoras puede publicar. De este modo, en el caso del software tendríamos un programa cuyo código conocemos, de manera que podemos analizarlo, hacer modificaciones y, digamos, subirlo a Internet si pensamos que la mejora que hemos introducido puede ser útil a alguien más. Como mencionábamos antes, esto puede suponer que un programa libre que hemos comprado y modificado pase a estar disponible a otros de manera gratuita, puesto que no existen restricciones impuestas a su uso. Como también comentábamos, si alguien no dispone de un ordenador y conexión a Internet, este producto seguirá fuera de su alcance.

No pretendo hacer un análisis exhaustivo, por lo que sólo expondré una última cuestión apuntada unas líneas atrás. La cultura libre genera una gran controversia, no sólo a causa del desconocimiento en torno a la cuestión, sino también por la percepción (en absoluto errada) de que pone en jaque ciertos privilegios. En concreto, la cultura libre aboga por la eliminación del copyright o derechos de autor, que permite a los creadores (y también a sus herederos, así como a las entidades de gestión como la SGAE) poner límites a la difusión de sus obras. Ataca, pues, la idea misma de propiedad privada que hoy en día se encuentra naturalizada.

La cultura libre pretende, en definitiva, proteger los derechos de terceros, quienes consumen cultura. Como en todo movimiento, en el de la Cultura Libre existen corrientes diversas que van desde quienes buscan formas laxas de copyright (como la mal llamada Organización Creative Commons) hasta quienes simplemente desean la eliminación total de las trabas a la cultura.

En cualquier caso, no se trata de atacar a los creadores (sin los cuales no existirían los productos culturales) sino de proponer modelos económicos y de gestión alternativos (que ya se están demostrando viables) que garanticen un equilibrio en el que los creadores puedan seguir viviendo de sus obras mientras el acceso a esas mismas obras esté garantizado para todos.

Marta Lizcano Barrio

P.D. No me considero una experta, ni mucho menos, en cultura libre, pero este es un tema que será recurrente en el blog, por lo que quería dar unas breves pinceladas sobre mi postura, en especial para aquellos que desconozcan el tema. Se agradece cualquier aportación constructiva.

Advertisements

2 thoughts on “Qué es la Cultura Libre

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s