La regla y la copa menstrual

Standard

Creo que la relación que tenemos con nuestro cuerpo (igual que la que tenemos con nuestra propia personalidad) marca profundamente la relación que tenemos con otras personas. Por eso, conocernos íntimamente, reconocer los límites y posibilidades de nuestra piel y querernos es tan importante: de ese modo podremos sentirnos bien con nosotras mismas y entablar relaciones más saludables con los demás.

Por esto me preocupa que, cuando sale el tema de la menstruación en conversaciones con amigas o conocidas, haya tan malas reacciones: silencios, caras de asco… ¿Qué nos pasa a las mujeres? ¿Por qué no somos capaces de hablar con naturalidad de algo que nos ocurre todos los meses durante la mayor parte de nuestras vidas? La cruda verdad es que hemos crecido aprendiendo que es algo que debemos ocultar, que es hasta un poco vergonzoso. “Es que se ha puesto mala”, decían las mujeres a nuestro alrededor cuando nos bajaba la regla. ¿Malas? ¿Acaso es una enfermedad? De hecho, es todo lo contrario: un signo de estar sana, puesto que cuando, por ejemplo, tienes algún tipo de problema de alimentación suele dejar de bajarte.

Pues bien, creo que es momento de dejar de ocultarnos. Eso pretendía la artista Rupi Kaur y el revuelo fue mayúsculo.

Lo cierto es que la regla viene acompañada para muchas mujeres de dolores, sensación de debilidad, malestar, y por supuesto la incomodidad de tener que cambiarse de compresa/tampón, o lo que se utilice, cada poco tiempo. Muchas veces te manchas, o no puedes acceder a un baño, o éste es pequeño y está sucio…Puedo imaginar la mejora que supuso la aparición de tampones y compresas, pero reconozcamos que estos tampoco son la panacea.

Pues bien: recientemente han surgido las llamadas copas menstruales, una pieza de silicona con forma de copa que retiene el sangrado menstrual. Creo que son una verdadera revolución. A algunas personas no les resulta cómoda (habrá quien no soporte compresas o tampones) pero para mí ha supuesto un cambio enorme.

Ventajas-de-la-copa-menstrual

Cómo funciona: antes o después de cada regla debes hervirla durante unos 3 minutos (sigue las indicaciones del prospecto). Después, la colocas según las indicaciones (también existen vídeos explicativos en Internet). Las horas que puedes llevarla dependen de la cantidad de flujo de cada persona, pero yo me la pongo por la mañana cuando me ducho (según mi experiencia es lo mejor, porque así estás completamente limpia y evitas mancharte) y puedo llevarla todo el día puesta. Cuando te la quitas, la lavas con agua y jabón y te la puedes volver a poner cuando quieras.

No se ve, puedes hacer todo tipo de actividad con ella y también bañarte (aunque según mi experiencia, se puede llenar de agua y tendrás que vaciarla, o puede rebosar). Al principio puede que te cueste ponerla bien, pero es cuestión de práctica. Lo más importante es que no moleste (el palito tiene que quedar por dentro) y que quede bien abierta (pasa un dedo alrededor de la copa, y notarás si puedes hacer un círculo o se ha quedado plegada, en cuyo caso deberás moverla un poco o quitártela y volver a ponértela; suele hacer un ruido como de succión cuando se extiende correctamente). Para quitarla, tira suavemente y pliégala para no hacerte daño.

Los últimos días de la regla o por las noches puede que te resulte más cómodo utilizar salvaslip/compresas, aunque eso es para gustos.

Ventajas:

  • Económica: la copa cuesta unos 20 euros, dependiendo de las marcas, y dura unos 10 años. Haz cálculos de cuánto te puedes ahorrar en productos desechables. Yo uso ésta.
  • Ecológica: todos los tampones y compresas que no utilizas son materiales que no se desechan y, por tanto, que no contaminan.
  • Libertad: por mi experiencia, la copa te permite una mayor libertad porque no tienes que estar cambiándote continuamente. Sin embargo, me parece que las mayores ventajas son para las niñas y mujeres para las que tener la regla supone una estigmatización, un impedimento y una excusa para ser apartadas de la vida social y la educación.
  • Sanitaria: por una parte, los tampones llevan asociado el síndrome de shock tóxico, que tengo entendido que no se asocia a la copa. Además, al ser de silicona, no añade humedad/calor, por lo que puede ser beneficiosa por ejemplo si sufres candidiasis o cistitis. En mi caso, desde que la uso he dejado de tener hongos, que tenía de manera recurrente. En cualquier caso, lo mejor es que consultes a tu ginecólogo/a sobre estos temas.
  • Además, yo no encuentro inconvenientes, más allá de que te pueda resultar incómoda (a mí no me lo parece) o la dificultad para ponerla hasta que aprendes.

Yo la recomiendo sin lugar a dudas. Espero que el post os haya servido y lo dicho: hablemos con libertad de nuestros cuerpos y relacionémonos con ellos de una forma sana.

Edito: Ponerse la copa puede ser un poco complicado, en parte porque desconocemos cómo es nuestro cuerpo. He encontrado este enlace con consejos para ponerte bien la copa en caso de que alguna vez hayas tenido pérdidas. Me han resultado muy útiles los trucos, así que quería compartirlos.

También me han contado que, como pasados unos años suele amarillear, puedes limpiarla manteniéndola en agua oxigenada una noche entera. No es recomendable hacer esto más de una vez al año porque la copa se puede acabar dañando.

Advertisements

One thought on “La regla y la copa menstrual

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s