Cómo hacer jabón

Standard

El sábado por la mañana estuve en un taller organizado por Muchas Burbujitas donde aprendimos a hacer jabón. Llevaba un montón de tiempo queriendo aprender, porque lo había intentado en una ocasión y había sido un desastre. Hacer jabón es muy fácil, pero es importante saber cómo hacerlo y seguir unas pequeñas medidas de seguridad.

Me encanta la idea de hacer jabón por varias razones:

  • Puedes reciclar el aceite que has usado para freír (colándolo previamente). El aceite contamina muchísimo si lo tiras por el desagüe, así que es importante que lo guardes en un recipiente y lo lleves a un punto limpio si no vas a reutilizarlo.
  • Una vez que aprendas lo básico, puedes innovar añadiendo las esencias y aceites que prefieras, cada uno con unas propiedades diferentes.
  • Puedes hacer jabón para el cuerpo/las manos, para fregar, para la lavadora, champú…
  • Contaminas menos: usar jabón sólido evita utilizar grandes cantidades de botes de plástico.
  • Estos jabones son mejores para la piel que la mayoría de los jabones que venden en tiendas no especializadas, porque contienen glicerina, que mantiene la hidratación de la piel (habrás notado alguna vez que las pastillas de jabón que usas te dejan sensación de sequedad en la piel).

Hoy vamos a aprender a hacer el jabón más sencillo, sin aceites ni esencias. Este jabón es perfecto para fregar, porque tiene un sobreengrasado del 0%. Esto quiere decir que no hay ninguna parte de aceite que no se haya convertido en jabón. Los jabones de cuerpo suelen tener un sobreengrasado de entre el 8% y el 10%, lo cual se consigue utilizando una cantidad menor de sosa. El jabón con sobreengrasado es más suave. Por otra parte, si vas a hacer jabón para lavarte o lavar la ropa puede que prefieras utilizar aceite de oliva nuevo, que no hayas usado para freír.

Si quieres hacer cosas más complejas puedes calcular las cantidades con esta aplicación. Para ello, tienes que introducir todos los aceites que vas a utilizar y las cantidades, y la calculadora te dirá cuánta agua (en gramos) y cuánta sosa necesitas y las características que tendrá tu jabón (dureza del jabón, cantidad de burbujas que hará, persistencia de las burbujas, capacidad de limpieza y acondicionado). Puedes modificar el sobreengrasado y la concentración. Después, puedes reescalar para que la aplicación calcule los ingredientes para que resulte una cantidad concreta de jabón.

IMG_20151102_203826

Y ahora…al lío.

En la reacción del agua y la sosa se producen vapores, así que conviene trabajar en un lugar ventilado. También se recomienda el uso de manga larga, guantes, gafas protectoras y algún tipo de mascarilla (o un paño de cocina puesto sobre la boca y la nariz). La sosa quema la piel, así que debes tener mucho cuidado al manipularla y no hacerlo cerca de niños, por precaución.

Todos los ingredientes se pueden comprar en droguerías o tiendas como Riesgo. Las cantidades necesarias para hacer 1000g/500g/200g de jabón son:

  • 658/329/131 gramos de aceite de oliva (vale el aceite usado y colado)
  • 95/47/19 gramos de sosa cáustica
  • 246/123/49 gramos de agua 

Es importante pesar con la máxima precisión posible los ingredientes, porque las variaciones pueden hacer que el jabón nos salga mal. Se han de utilizar recipientes de cristal, plástico o acero, no de aluminio (porque reacciona con la sosa).

  1. Una vez pesadas el agua y la sosa echamos la sosa sobre el agua (no al revés, porque podemos quemarnos). Durante la reacción sube la temperatura de la mezcla y se desprenden vapores tóxicos. Damos vueltas con una cuchara para que la sosa se disuelva bien (no pueden quedar grumos) y dejamos reposar.
  2. Pesamos el aceite y echamos la mezcla de agua y sosa sobre el aceite y removemos. En nuestro caso sólo usamos aceite de oliva, pero si fuéramos a emplear otros aceites (coco, aguacate, manteca de karité, etc.) mezclaríamos todos los aceites y después echaríamos el agua+sosa sobre la mezcla de aceites.
  3. Batimos todo con una batidora a baja potencia o, para cantidades más pequeñas (100 gramos, 200 como mucho), con un batidor de leche (de esos que se usan para hacer espuma en la leche del café… y por lo visto también para hacer jabones). Tenemos que conseguir que nuestra mezcla se quede con una textura parecida a la de la mayonesa. Si bates poco el jabón no se hará y si bates mucho, quedará muy duro. No hay una fórmula mágica. Que quede bien depende de la temperatura de cada producto, de las cantidades…
  4. Si vamos a echar esencias, colorantes, etc., éste es el momento.
  5. Echamos la mezcla en los moldes, tapamos con papel film y ponemos una manta o paño para que conserve el calor. Hay que dejar reposar unas 24 horas antes de desenmoldar y cortar los jabones (si queremos). Podemos usar guantes porque puede que los jabones todavía nos quemen un poco la piel. De hecho, hay que dejar reposar los jabones al menos 4 semanas antes de usarlos. Los guardaremos en un lugar fresco y seco y los cambiaremos de posición para que se sequen uniformemente y baje su ph.

¡Ya tenemos nuestro jabón!

Advertisements

One thought on “Cómo hacer jabón

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s