La infidelidad como argumento de venta

Standard

Últimamente me he aficionado a publicar en Parece amor, pero no lo es. En esta ocasión dejo de lado (en parte) el tema de las relaciones para centrarme en el mundo de la publicidad y cómo a través de ella el capitalismo apela a nuestra identidad para vender sus productos. Hablo, en concreto, de la proliferación de referencias a la infidelidad y las posibles interpretaciones de este auge.

Advertisements

¿Repensar las relaciones para dejarlo todo igual?

Standard

Esta es mi segunda aportación en el blog Parece amor, pero no lo es. En esta ocasión trato de discutir las alternativas al amor monogámico tradicional englobadas bajo el título de relaciones poliamorosas y señalar que, sin una crítica profunda al amor romántico, dichas alternativas pueden  suponer un cambio para dejarlo todo igual.

Os recomiendo, asimismo, que echéis un vistazo a los artículos del resto de compañeras que publican en el blog, con enfoques y temáticas muy variadas.

“No” significa “no”

Standard

¿Alguien se imagina al hombre [sic] rebelde de Camus diciendo no para “hacerse el duro”?

Decir no es oponerse. Es dejar claro el rechazo. Es rebelarse contra las injusticias. Es dejar la neutralidad de lado, posicionarse. Quien dice no pone sus propios límites, no deja que los demás los impongan. El no es solidario, pues lo que no se quiere para uno, no se quiere para el resto.

Para Álvaro Reyes, por lo visto, un no a veces es un y otras, una invitación a la violación. Parece que está de moda infantilizar, victimizar y hacer ver que las mujeres no son responsables de lo que hacen y lo que dicen. Eso, y también hacer chistes sobre una violencia, la machista, que ya se ha llevado a 24 mujeres este año. Como ya dije en otro post, no es lo mismo hacer humor que justificar la violencia y un vídeo en el que se recomienda maltratar a una mujer como forma de cortar con ella no tiene ninguna gracia.

¿Por qué está en la cabeza de este hombre, y a lo peor en el imaginario colectivo, que el engaño forma parte de las relaciones sentimentales?* ¿Por qué asumir que una mujer que dice no en realidad quiere decir sí pero se siente insegura? ¿Por qué tocar a una persona que no te ha dado su permiso, dando por hecho que lo tienes de forma implícita?

Toca ir asumiendo que las mujeres no viven en exclusiva para satisfacer a los hombres; que ir vestida de una cierta manera no te confiere derechos sobre nosotras; que somos capaces de decidir por nosotras mismas si queremos abortar y no, no somos víctimas aunque la situación sea indeseada; que un no es un no (y no un convénceme) y será un no aunque te apetezca mucho echar un polvo.

Marta Lizcano Barrio

*Más sobre los mitos sobre el amor en Parece amor pero no lo es.